Ella encendió la música para apagar un rato su vida

Cansada de los reproches de siempre y ahogada en lágrimas, decidió encender la música para apagar un rato su vida. Silenciar así los gritos y los insultos y poder estar un rato tranquila. Pero su mente no dejaba de reprocharse y creerse aquello que siempre oía.

Mientas sus lágrimas mojaban sus mejillas y con la música encendida, trataba de abstraerse e imaginarse en cualquier otra parte. Cualquier lugar servía con tal de no escuchar aquello que la hería. La vida no puede ser esto, la vida seguro que no merece ser vivida a gritos. La vida no son reproches continuos, aunque era todo lo que ella conocía.

Convencida de que no era lo suficientemente buena, y habiendo perdido toda esperanza de que aquello cambiase, decidió que aquello que oía sería la guía de su vida. Y entonces esa decisión hizo que se perdiese en su propio mundo interior y que los gritos se convirtiesen en su propia profecía autocumplida.

En un susurro se convirtió su voz porque no podía luchar con esos gritos arraigados en su interior.

Compartir

mujer tocándose el corazón

Las palabras, como balas, pueden parar el corazón

Y como un pequeño pajarillo con un ala rota que se cae en un cajón, se quedó encerrada en ese mundo de locos y lleno de sinrazón. Porque escuchar todos los días aquello de que para nada servías, que ojalá no estuvieras ahí y no poder escapar, la mataba lentamente y solo le enseñaba a odiar.

Ese odio que nacía de sus entrañas y que a ella misma iba a parar. No hay peor condena que aquella en la que las palabras de otros la sumían, porque las palabras, como balas, pueden parar el corazón y llenar la sangre del veneno del miedo y la indecisión. Y entonces, todo lo que hacía era porque otros lo querían no porque pensase por sí misma.

Transformada en una caricatura de sí misma, cada grito se convirtió en una piedra más a añadir a su tumba. Muerta en vida y como una autómata, hacía lo que los otros querían para evitar los reproches que le herían. Y ya no había música porque no había vida en su interior, ninguna melodía podía hacerla olvidar el infierno que sentía.

Las palabras de otros la habían enterrado en vida, por no cumplir un ápice de las expectativas que en ella había.

Compartir

chica llorando

Es un error intentar sacar los gritos de la cabeza sino han salido del corazón

Y así pasaba sus días, con una sonrisa como máscara y una mirada que te helaba el alma. Hasta que un día se dio cuenta que gritos ya no oía, pero tampoco había paz en su interior. Se sentía vacía e incomprendida y no entendía por qué no era feliz si no había ni gritos, reproches o insultos que la hundían.

Comenzó entonces a preguntarse que era aquello que realmente quería, aquello que siempre había querido, y entendió que no era dejar de escuchar aquellos gritos. Quería ser libre y vivir su vida sin tener que estar pendiente de lo que otros le decían, pero tampoco sin tener que cumplir todas sus expectativas.

Entendió entonces que es un error sacar los gritos de la cabeza si no han salido del corazón. Si con cada latido te recuerdan aquello que te has perdido por no seguir tu camino. Respiró hondo y dejó volar su imaginación. Volvió a encender la música, pero esta vez para escuchar la melodía que surgía de su corazón.

gif flores

Eres quien eres, no lo que dicen que eres

Ella decidió entonces que nadie iba a marcar su camino. Decidió que no era lo que decían que era, no era una inútil, ni una vaga, no era la nada, aunque de escucharlo, en la nada se había convertido. Comenzó a abrir la mochila que cargaba en su espalda con las piedras que se había puesto en el camino, y resulta, que cada piedra, eran las palabras que de ella otros habían dicho.

Armada de valor y con la música que manaba de su interior, dio el paso y decidió que las palabras de otros nunca más iban a dirigir su vida porque iba a seguir los siguientes pasos:

  • La sumisión a los deseos de otros solo trae dolor: así que decidió que siempre iba a ser su primera opción. Porque ella también era importante y, si ella misma no se valoraba, los demás tampoco iban a hacerlo.
  • Eres quien eres, no lo que dicen que eres: ella decidió que puede que haya miles de rumores. Puede que otras personas se dediquen a poner zancadillas a cada paso que daba. Pero solo ella conocía su mundo y sus circunstancias. Solo ella sabía realmente cómo era y lo que era capaz de conseguir, aunque nadie nunca se parase a escucharla.
  • Hagas lo que hagas, vas a equivocarte: pero siempre es mejor equivocarse haciendo algo que quieres que no obedecer ciegamente a las expectativas de los otros. Aprendió que no todo lo que iba a hacer iba a gustarle a todo el mundo y lo aceptó, porque ahora tenía amor propio.
  • Escucharse a uno mismo es la mejor decisión que se puede tomar en la vida y por eso siguió la melodía que le marcaba su corazón, porque le mostraba lo que realmente quería.
  • A palabras necias, oídos sordos: ante insultos, gritos y críticas destructivas que no aportan nada, aprendió a hacer oídos sordos. Solo aquellos que, aunque te critiquen te aportan sus razones, sean ciertas o no, deben de ser escuchados.

Y como una auténtica guerrera, demostrando lo valiente que es, dejó de rendirse en vida a los que otros le decían y comenzó a vivir como ella quería. Con una gran sonrisa y con decisión tomo las riendas de su camino. Nunca más tuvo que encender la música para apagar un rato su vida porque ella misma era la que creaba la melodía.

La entrada Ella encendió la música para apagar un rato su vida aparece primero en La Mente es Maravillosa.

http://ift.tt/2gIbAQc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s