¿Qué caracteriza a la ansiedad de las personas mayores?

El tiempo pasa y lo hace para todos. Hemos sido niños, adolescentes y adultos. Pero dentro de la etapa adulta hay distintas fases, ¿verdad? Las cosas cambian si tenemos treinta, cincuenta o setenta años. Es obvio que en cada momento de nuestras vidas vemos las cosas de forma distinta, ¿no?

También el malestar emocional va cambiando. Cada época tiene unas particularidades. Por ejemplo, pensemos en cómo nos afecta la ansiedad ahora y cómo lo hacía cuando éramos pequeños. En primer lugar, viene provocada por situaciones totalmente distintas, ¿no creéis? Lo que de niños era una amenaza para nosotros generalmente ya no lo es.

Las particularidades de hacerse mayor

La ansiedad aparece cuando sentimos que se ve amenazado o en peligro algo que es relevante para nosotros. Por otro lado, lo que es importante va variando en cada etapa de la vida. Así pues, para entender la ansiedad en las personas mayores es necesario comprender los cambios que se dan en nuestras vidas cuando llegamos a cierta edad.

Cuando los años pasan, nuestro cuerpo cambia. Llegados a este punto, se dan cambios neurobiológicos relacionados con el envejecimiento cerebral, con nuestras funciones ejecutivas y con ciertas limitaciones, sobre todo de autonomía e independencia. Solemos necesitar más a nuestros allegados, cuando estamos acostumbrados a llevar años haciendo la mayoría de cosas por nuestra cuenta.

hombre mayor trabajando en seguridad

Pero no sólo influye el estado de nuestro cerebro. También hay otra serie de acontecimientos que pueden pasar a esta edad y suponen un factor de vulnerabilidad, como la pérdida de seres queridos. El padecimiento de alguna enfermedad crónica también propicia que aparezca la ansiedad patológica en esta etapa.

Esto afecta a todos los niveles. Desde el plano emocional, pasando por la condición física hasta la situación social. Obviamente, el bienestar psicológico sigue siendo relevante a estas edades. El caso es que pasamos a ser y/o a sentirnos menos funcionales, lo cual puede afectar a la percepción de nuestra salud mental y emocional.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad en las personas mayores?

Una vez que tomamos conciencia de todos los cambios biológicos y sociales que se dan al llegar a ciertas edades, se nos hace más fácil entender que también se den variaciones psicológicas, ¿verdad? La ansiedad, a priori, es adaptativa y nos ayuda a superar las amenazas que se nos presentan. Pero puede volverse patológica si su intensidad, duración y frecuencia son elevadas. Todos somos capaces de describir cómo nos sentimos cuando estamos ansiosos. El caso es que, en los adultos mayores, la ansiedad se manifiesta de forma un poco distinta.

A nivel cognitivo-emocional, es decir, de lo que pensamos y sentimos, se da temor, miedo, preocupación, inseguridad y angustia. Parecido a otras edades en un principio. La diferencia estriba en que su manifestación es más imprecisa. Es decir, la persona refiere más una situación indefinida de malestar general que sentimientos concretos.

A nivel conductual o del comportamiento se observa hiperactividad o inquietud. Estas respuestas suelen ser menos sutiles, dar la sensación de ser más incontroladas y por lo tanto más evidentes. En personas que presentan deterioro cognitivo o dependencia funcional se manifiesta generalmente con demandas frecuentes o gritos.

A nivel físico o somático encontramos sudoración, palpitaciones e hiperventilación. Este último es muy importante, ya que es el síntoma guía en esta población. Los adultos mayores suelen referir sensación de opresión precordial, de nudo en la garganta o en el estómago, dificultad para respirar, cefalea, dolor en la columna cervical, vértigos y náuseas.

hombre mayor barriendo

¿Cómo se relaciona la ansiedad con otros problemas típicos de esta edad?

Ahora que sabemos los síntomas de la ansiedad cuando llegamos a cierta edad, vemos que coinciden con otros que se presentan cuando se tienen otras enfermedades típicas de esa edad. ¿Cómo se relacionan todas esas situaciones?

En ocasiones estos síntomas los pueden provocar distintas enfermedades físicas. Es decir, tienen causa médica. Un ejemplo de ello sería si las reacciones descritas aparecen después de empezar a tomar un nuevo fármaco. Además, las infecciones de orina pueden suponer variaciones del estado de ánimo parecidas a las descritas a causa de la ansiedad en estas edades.

Por otro lado, cuando se produce deterioro cognitivo suele venir de la mano con manifestaciones de ansiedad. En las primeras etapas porque la persona se preocupa por el deterioro en sí, ya que es más consciente de lo que está pasando. En las fases tardías también aparece la ansiedad, ligada a las alteraciones de conducta propias de esta situación.

Una vez que comprendemos las particularidades de la ansiedad llegados a cierta edad, somos conscientes de su importancia. Los adultos mayores sufren la ansiedad igual que a cualquier otra edad. Pero viene condicionada por otras particularidades que pueden agravar el problema.

Es importante no menospreciar este malestar psicológico y tratar de ponerle remedio, igual que lo hacemos con otras enfermedades físicas. En estas edades nos centramos en mejorar otros aspectos de la salud, cuando este es igualmente relevante. Además, se puede tratar como a cualquier otra edad ¡Intentemos que nuestra calidad de vida sea lo más óptima posible, incluyendo nuestra salud mental!

Imágenes cortesía de Ryan McGuire.

La entrada ¿Qué caracteriza a la ansiedad de las personas mayores? aparece primero en La Mente es Maravillosa.

http://ift.tt/2h6jkcM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s