Dime lo que haría yo, no lo que tú harías

La soledad es buena en el agobio. Es mala como un demonio cuando por fin queremos hablar y se acumulan las dudas. Ponerle palabras a lo que necesitamos, anhelamos y deseamos, a nuestros caprichos más tontos, y no hay nadie al lado. Llamamos porque ni el sofá, ni la manta ni el helado, demasiado frío, sirven de salvavidas. Lo hemos intentado con ellos, pero no despejan ninguno de nuestros interrogantes.

Entonces miramos la lista de contactos de nuestro teléfono y pensamos a quién llamar, con quién desahogarnos. A media que aparecen nombres también aparecen respuestas. Con la mayoría podemos adivinar qué nos dirán, con otros sabemos directamente que no nos atenderán, que no tendrán tiempo para compartir un café caliente o que nos escuchan mientras ordenan mentalmente la colada en el tendedero.

Dime lo que haría yo, no lo que tú harías

Hablo contigo para que me escuches

Te lo cuento para que me des calor, para que entiendas que estoy pasando por un mal momento. Para que sepas que me da mucha rabia, un coraje acumulado que me hace llorar a escondidas y acurrucarme entre las sábanas a pleno sol. No necesito que me digas que me lo advertiste, ya sé que tú “tan listo” nunca habrías llegado a esta situación.

Pero tu no tienes a mis miedos, a mis demonios, a mis ilusiones y a mis requisitos, personales e intransferibles, que te hacen el comandante de mi vida. Esa soy yo, aunque a veces reniegue y la quiera mandar por la ventana. No me “tomes por tonta”, aunque tenga un carácter alocado no juego con las cosas importantes, con ellas me pongo seria. Nunca lo habría hecho si no hubiera pensado que era lo mejor para mi propósito, aunque haya terminado en el despropósito del que nacen mis lágrimas.

No necesito que me eches la bronca, ya tengo un pepito grillo propio que en estos momentos no consigo callar ni sometiéndole a las perores torturas. Grita más que mi capacidad para ignorarle. Insistente, cabezota, incansable, cómo se nota que es mío el muy capullo. Tampoco te rías, porque no tiene gracia. Si así piensas que le quitas hierro al asunto te equivocas: lo único que haces es que me sienta más insignificante cuando ya de por sí me siento pequeñita.

Dime lo que haría yo, no lo que tú harías

No quiero saber lo que harías tú

Tampoco quiero saber qué harías en mi lugar, este no es un cónclave para encontrar soluciones. Al menos no antes de que sienta, de que me asegure de que me has entendido, de que te has puesto no solo mis zapatos sino todos mis complementos y estás dispuesto a cargar con la dificultad que imponen. Después, quizás puedes ayudarme a valorar opciones, pero sin volver a tu sitio.

Tampoco pienses que voy a hacerte caso solo porque en el pasado me equivoqué. Eso no le da ahora a tu criterio más valor que al mío, no te olvides que no he abandonado la responsabilidad de asumir lo que ha pasado, ni lo que pase. Son decisiones independientes y sí, quizás tengas que ser testigo de cómo me vuelvo a equivocar pero….¿acaso no lo soy yo contigo?

Abrázame. Parece que te lo tengo que decir todo. Perdona, eso no, eso solo es producto de mi estado de ánimo. Pero puede abrazarme igual, en este punto me calmará, me calmará mucho. Incluso te dejo, ya que llevas un rato con todo mi peso que vuelvas a tu sitio y me cuentes qué te preocupa, por qué matarías o si tienes hambre. Para lo último tengo un poco de helado que me ha sobrado, ¿quieres?

La entrada Dime lo que haría yo, no lo que tú harías aparece primero en La Mente es Maravillosa.

http://ift.tt/2hf2zi1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s