Personas que viven en una indecisión permanente

“Hago lo que hago porque es lo que tengo que hacer”. Tal vez has escuchado esta frase en diferentes ocasiones y lo cierto es que enuncia uno de los motivos más poderosos, el deber, con el que nos armamos los seres humanos para actuar. Una razón poderosa para ponernos en marcha frente a la indecisión permanente, que puede crecer de las semillas de la falta de motivación y el desinterés.

Dijo una vez la líder pacifista Indira Gandhi que “no se puede ser prisionero de la indecisión, porque en ella todas las puertas permanecen abiertas”. Una frase que alude a una tesis que después ha comprobado la psicología: el aumento del número de opciones aumenta nuestra indecisión; una indecisión que, a su vez, puede llevarnos por callejones desagradables. Piensa que la inacción, a largo plazo, no es una buena consejera, por lo que a continuación te mostramos varios de los argumentos que la señalan como tal.

Tu realidad está llena de decisiones

Tal vez un día lograste acabar tus estudios. En un momento de tu vida, tuviste hijos, te casaste o decidiste no compartir tu mundo con una pareja. En alguna ocasión elegiste un trabajo o un amigo… Todas ellas decisiones que de alguna manera hoy se inscriben y configuran tu realidad actual. Si no lo crees así, imagina cómo sería tu mundo ahora si no hubieses tomado ninguna de estas decisiones; piensa cómo podría ser tu vida si todas estas acciones transcendentales las hubiesen tomado otras personas por ti.

Mujer pensando

Ahora, me gustaría proponerte otra idea. ¿Qué pasa si después de tomar una decisión, tu mente se trasforma en hervidero en el que las burbujas son todas las decisiones que podrías haber tomado? Pongámonos, por ejemplo, en el caso de un joven que ha decidido estudiar psicología, ¿cómo se sentiría después si a continuación fija su atención en pensamientos  críticos, como el de que debería haber elegido una carrera más práctica, con menos paro o mejor remunerada?

¿Qué sucede si vivimos en la indecisión permanente?

Para responder a las cuestiones aquí planteadas, creo que es buena idea acudir a las teorías de Anthony Robbins. El famoso orador y coach lo expresa con sencillez, afirma que “la falta de claridad más que cualquier otra cosa, es la principal causa de fracaso de la gente”. Cuando Robbins habla de fracaso, no se refiere a un empleo o un negocio que no fue bien. Cuando este coach se refiere al fracaso, está diciendo que si no somos decididos, fallaremos en todo, ya sea una relación de amistad, una vida en pareja, un proyecto, un sueño…

Mujer mirando un camino

Por ello, Robbins se hace una pregunta, ¿qué nos lleva a ser incapaces de tomar decisiones? Para dicha cuestión encuentra dos respuestas interesantes. Así, te propongo que las veamos:

El miedo a ser criticados

Una de las respuestas que encuentra el coach para que vivamos en la indecisión permanente se encuentra en el miedo a la crítica. Como seres sociales, muchas veces pensamos que hacer esto o aquello no va a gustar a otras personas.

Llegados a este punto, tenemos que pensar que en el mundo viven 7000 millones de personas, cada una única y con su opinión personal. ¡Claro que lo que hagas no va a gustar a mucha otra gente! Pero habrá quien sí lo disfrute y le atraiga. Así pues, lo que piensen los demás jamás debería ser un motivo para practicar la inacción. De hecho, el millonario mexicano Carlos Slim lo expresa con una lapidaria sentencia: “cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto”.

El miedo a fracasar

Otra razón importante, según Robbins, por la que nos instalaríamos en la inacción permanente sería el miedo al fracaso. Así, sería la anticipación de un fracaso lo que haría que muchas personas no pasaran a la acción. 

Mujer controlada por una mano

Pero en realidad, ¿qué es el fracaso? ¿Es lo contrario del éxito? La verdad es que no. Hemos de aprender a convivir con él, porque a lo largo de nuestra vida nos equivocaremos y fallaremos muchas veces. Sin embargo, aprenderemos lecciones importantes que nos ayudarán a volver a intentarlo con más ganas y conocimientos.

Para Robbins, fracasar realmente es no intentarlo. Fallas cuando no aprendes o no te levantas. Según él, el verdadero error estaría en no perseverar, en no aprender, en no cuidar cada detalle, en no contar con el fallo humano cuando planificas, en no poner todo de tu parte, etc.

Por eso, Robbins concluye que la indecisión permanente es un error grave. El inmovilismo nos lleva a la mediocridad, el miedo y la infelicidad. A veces triunfaremos, otras no. Pero que una relación o un negocio te vaya mal, no implica que esto tenga que ser siempre así: el pasado influye en el futuro, pero no lo determina. Así que déjate de excusas, toma decisiones y pon todo de tu parte para disfrutar del trayecto sea cual fuere tu destino.

La entrada Personas que viven en una indecisión permanente aparece primero en La Mente es Maravillosa.

http://ift.tt/2hvIaoE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s