La historia del lobo calumniado y al que nadie escuchó

El cuento infantil de caperucita roja y el lobo es uno de los más conocidos y divulgados desde hace años. La versión original está narrada desde el punto de vista de la niña, la cual ve amenazada su vida y la de su abuelita por un terrible lobo feroz.

Siempre que hemos escuchado el cuento hemos dado por verdadera la versión de Caperucita y la mayoría de las personas nunca se han planteado qué es lo que el lobo tenía que decir sobre todo esto. Al fin y al cabo, como presunto culpable de esta historia, seguro que tenía algo interesante que añadir a la misma.

Lief Fearn, en 1988, decidió darle una vuelta a la historia contándola desde el punto de vista del lobo y permitiéndole contar su propia versión. Su historia ayuda a hacernos comprender que a veces es necesario escuchar las dos versiones antes de juzgar a nadie.

La historia del lobo calumniado

El bosque era mi casa. Allí vivía yo y lo cuidaba. Procuraba tenerlo siempre limpio y arreglado. Un día de sol mientras estaba recogiendo la basura que habían dejado unos domingueros, oí unos pasos. De un salto me escondí detrás de un árbol y vi a una chiquilla más bien pequeña que bajaba por el sendero llevando una cestita en la mano.

En seguida sospeché de ella porque vestía de una forma un poco estrafalaria, toda de rojo, con la cabeza cubierta, como si no quisiera ser reconocida.

Naturalmente me paré para ver quién era y le pregunté cómo se llamaba, a dónde iba y cosas por el estilo. Me contó que iba a llevar la comida a su abuelita y me pareció una persona honesta. Sin embargo, lo cierto es que estaba en mi bosque y resultada sospechosa con aquella extraña caperuza, así que sencillamente le advertí de lo peligroso que era travesar el bosque sin antes haber pedido permiso y con un atuendo tan llamativo.

Ilustración de Caperucita y el lobo

Dejé que se fuera por su camino y después me apresuré, por un atajo que conocía, para llegar antes que ella a casa de la abuelita. Cuando vi a aquella simpática viejecita le expliqué el problema, y ella estuvo de acuerdo en que su nieta necesitaba una lección. Quedamos en que se quedaría fuera de la casa, pero lo cierto es que se escondió debajo de la cama. Entonces yo me vestí con sus ropas y me metí dentro.

Cuando la niña llegó, la invité a entrar en el dormitorio. Al sentarse en la cama, lo primero que hizo fue decir algo poco agradable sobre mis grandes orejas. Ya con anterioridad me había dicho otra cosa desagradable, pero hice lo que pude para defender a mis orejas y le dije que gracias a ellas podía escucharla mejor.

Quise decirle también que me encantaba su timbre de voz y como lo utilizaba para contar historias. De verdad quería prestar mucha atención a lo que me decía, pero ella hizo enseguida otro comentario sobre mis ojos saltones. Como podéis imaginar empecé a sentir cierta antipatía por esa niña que aparentemente era muy buena, pero que en realidad era poco simpática. Sin embargo, como ya es costumbre en mí poner la otra mejilla, le dije que mis ojos grandes me servían para verla mejor.

El insulto siguiente ya me hirió de verdad. Soy consciente de que mis dientes no tienen la mejor estética, pero el comentario que hizo fue muy desagradable. Asíaunque hice todo lo posible por controlarme, salté de la cama y le dije furioso que mis dientes me servirían ¡para comérmela mejor!

mujer sobre un lobo

Ahora, seamos sinceros, todo el mundo sabe que ningún lobo se comería a una niña. Pero aquella loca chiquilla empezó a correr por la casa gritando y yo detrás, intentando calmarla hasta que se abrió de improvisto la puerta y apareció un guardabosque con un hacha en la mano.

Lo peor es que yo me había quitado ya el vestido de abuela y enseguida vi que estaba metido en un lío y desprotegido. Sin contemplar otra opción, me lancé por una ventana que había abierta y corrí lo más veloz que pude.

Me gustaría decir que así fue el final de todo aquel asunto, pero aquella abuelita nunca contó la verdad de la historia. Poco después empezó a circular la voz de que yo era un tipo malo y antipático y todos empezaron a evitarme. No sé nada de aquella niña con aquella extravagante caperuza roja, pero desde aquel percance nunca he vuelto a vivir en paz.

El arte de escuchar

Como ocurre en la historia de Caperucita, muchas veces damos por cierta una visión de los hechos sin preguntarnos qué es lo que demás tendrán que aportar. Ante una misma realidad cada persona puede vivirla y experimentarla de forma diferente y única.

Para poder conocer la versión de la otra persona es necesario tener interés en conocerla y tomarse un tiempo para escucharla. Así, no dar las cosas por sentado y ser cautos a la hora de juzgar a los demás puede ayudar a evitar malos entendidos.

Ilustración de Caperucita y el lobo

Preguntar y saber escuchar resulta mucho más difícil que hablar y opinar. Son muchas las veces en las que escuchamos para responder, y no para comprender. Antes de llenar nuestra boca con palabras deberíamos llenar nuestros oídos con aquello que la otra persona tenga que decir.

Pregunta primero, juzga después.

Ignorado y calumniado el lobo fue declarado culpable sin que nadie se interesase jamás por su versión. Seguramente haberle preguntado a tiempo o concederle la oportunidad de explicarse hubiera permitido conocer su punto de vista y no condenarle de manera tan rápida.

La mayoría de las veces ni Caperucita es tan inocente ni el lobo tan culpable.

Compartir

Son muchos los lobos a los que condenamos en nuestras vidas sin habernos interesado antes por aquello que tenían que contar. De la misma forma, seguramente muchos de nosotros hemos sido lobos a ojos de quienes escucharon versiones diferentes a la nuestra.

Recuerda que en las historias hay tantos puntos de vista como personas implicadas. Escuchar las diferentes versiones, preguntar a las distintas partes y no juzgar antes de tiempo te ayudará a que los lobos de tu vida puedan vivir en paz.

La entrada La historia del lobo calumniado y al que nadie escuchó aparece primero en La Mente es Maravillosa.

http://ift.tt/2jLPZZv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s